En el fuego de Dios

En el fuego de Dios

Números 31:23  todo lo que resiste el fuego,  por fuego lo haréis pasar,  y será limpio,  bien que en las aguas de purificación habrá de purificarse;  y haréis pasar por agua todo lo que no resiste el fuego.


Dios retó a Satanás acerca de Job... y con las propias palabras del Todopoderoso, exaltó a su hijo diciendo: "no hay otro como él en la tierra,  varón perfecto y recto,  temeroso de Dios y apartado del mal?" Job 1:8.

Job estaba a punto de ser echado en el fuego de la prueba, que lo iba a limpiar profundamente, pues el oro se purifica en el fuego y Dios usa las pruebas para poder limpiar nuestro corazón, para que al final salgamos como "oro de 24 kilates".  Job sabía esto y dijo: Mas él conoce mi camino; me probará,  y saldré como oro. Job 23:10.

Después de la prueba, Job reconoció que antes no conocía el poder de Dios, hablaba de Él pero no lo entendía... era un sordo y ciego espiritual; ¡vio la luz! porque todo aquel que ve la luz encuentra reprensión para su vida (Juan 3:20), se arrepintió de su pecado aún cuando el mismo Dios dijo que era apartado del mal. 

Una cristiano de oro es alguien que resiste el fuego; es aquel que cuando pasa por las pruebas más intensas de la vida, en lugar de quejarse y lamentarse, se inclina, alaba al Señor (Job 1:21), se humilla, se examina a sí mismo, reconoce sus inmundicias y se arrepiente.

Un cristiano que no resiste el fuego, se quejará, llorará, y nunca reconocerá que siempre hay algo que está mal en él y que Dios quiere que sea santo como Él es santo (1Pedro 1:16), por lo tanto nunca se arrepentirá de su pecado para ser perdonado; un hombre así nunca llorará de agradecimiento por la misericordia de Dios.

A los que a Dios aman todas las cosas les ayudan a bien (Romanos 8:28); así que el oro de un cristiano está en amar a Dios sobre todas las cosas, esto hará que las circunstancias siempre sirvan para arrepentimiento y transformación de su vida.

Si las pruebas de la vida te hacen renegar, si cuando estás en pobreza te quejas y si cuando todo sale mal te molestas con todo el mundo y aún hasta con Dios, eso simplemente es un indicio de que eres humano...  Sin embargo como humanos podemos amar a Dios y eso será el tesoro más valioso que podamos tener.

Ama a Dios y ¡sigue adelante! y recuerda que lo único que el fuego quemó en la vida de los amigos de Daniel, fueron las ataduras.
  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada